¿Qué es el método Just in Time y cómo aplicarlo en tu almacén?

1 Marzo, 2024

Hoy en día, casi todas las empresas conocen e intentan aplicar en sus procesos el sistema Just in Time (JiT), pero lo cierto es que esta filosofía de producción es bastante reciente. 

Su origen se lo debemos a los japoneses, porque el método Just in Time se inventó en los años 50 en el país nipón, concretamente en la fábrica de automóviles Toyota. Por aquel entonces, Taiichi Ohno, su creador, no podía imaginarse la revolución que iba a suponer para la industria.

En este artículo te explicamos en detalle este método y te revelamos las claves para aplicar el Just in Time en logística.

Just in Time: definición y características

Se traduce literalmente como “justo a tiempo”, y tiene sentido. Al fin y al cabo, el método Just in Time (JiT) es una estrategia integral de gestión de la producción y la cadena de suministro o supply chain que enfatiza la eficiencia operativa y la reducción de desperdicios. 

Esta filosofía de origen japonés aboga por simplificar los procesos eliminando todo aquello que no agregue valor real a tu producto final

Apuesta por producir y adquirir los materiales solo cuando sean totalmente necesarios para el proceso productivo, minimizando así el inventario en curso y los tiempos de espera. Además, el JiT busca siempre una mejora continua de la calidad, acortar los plazos de entrega a los clientes y disminuir los costes.

Ventajas del sistema Just in Time

Ahora qué ya conoces la definición de Just in Time, es necesario que hagamos hincapié en las múltiples ventajas de este sistema para las organizaciones, independientemente de su sector o actividad.

Entre sus principales ventajas están:

  • Facilita una gestión efectiva del almacén.

El sistema Just In Time insta a las empresas a mantener en el almacén únicamente el inventario necesario para la producción inmediata. Por ejemplo, el stock de seguridad no haría falta. Esto significa que se reduce el espacio de almacenamiento requerido y los costes asociados. 

Como consecuencia, conlleva una mejora en la rotación de inventarios, evita la acumulación innecesaria de stock, optimiza el uso del espacio y facilita una gestión de almacén más ágil y efectiva.

  • Reduce los costes.

Al disminuir la necesidad de almacenar grandes cantidades de stock, las empresas pueden recortar sus gastos en almacenaje e inventario. Tendrás solo las estanterías de almacén que realmente necesites.

Además, el riesgo de que los productos almacenados se deterioren o caduquen se reduce, por lo que los desperdicios son mínimos y apenas tendrás que dedicar recursos a gestionar residuos.

  • Agiliza los tiempos.

Todo esto se traduce en tiempos de producción reducidos, pero también en una entrega del producto al cliente mucho más rápida y eficiente.

  • Favorece el aumento de la calidad de tus productos.

Por otro lado, el método Just in Time fomenta un enfoque en la calidad, y reduce notablemente los errores de producción al concentrar todos esfuerzos en los pedidos actuales. Esto puede ayudarte a mejorar la calidad general de tus productos.

  • Ayuda a incrementar la satisfacción de tus clientes.

Menos costes, entregas rápidas y mejor calidad. Todo esto solo puede desembocar en una cosa: clientes mucho más satisfechos.

El sistema Just in Time ayuda a cuidar algunos de los pilares fundamentales en la construcción de relaciones duraderas con tu clientela.

  • Mejora la flexibilidad de tu empresa.

Por último, la implementación del método JiT convierte a tu empresa en una entidad más flexible y con mejor capacidad de adaptación, puesto que te permite responder sin problema y de forma rápida a los cambios en la demanda del mercado.

Método Just in Time en logística: cómo aplicarlo en el almacén

¿Entiendes mejor por qué es tan conveniente aplicar el Just in Time en logística? Aunque, eso sí, su aplicación puede resultar compleja, porque requiere de la coordinación de muchos elementos diferentes que intervienen en el proceso productivo.

Para aplicarlo en tu almacén deberías seguir estos pasos:

  • En primer lugar, hace falta formar a toda la plantilla para que se empapen bien de la filosofía Just in Time y sepan asumirla en su trabajo diario.
  • En una primera etapa, tendrás que detectar a qué problemas productivos se enfrenta tu negocio y planificar la estrategia adecuada para intentar solventarlos a través de este método. Tus objetivos deben ser claros y alcanzables.
  • Por otro lado, deberás empezar a reducir tu inventario lo máximo que puedas. En este punto, reorganizar el almacén y hacerte con unas estanterías metálicas de calidad es crucial para llevar un férreo control del stock.
  • Por último, asegúrate de coordinar adecuadamente cada actividad y controlar que se estén cumpliendo los objetivos.

Si vas a empezar a aplicar el método Just in Time en tu almacén, puede que necesites un nuevo sistema de almacenamiento que se adecúe a tus necesidades, y eso es justo lo que te ofrecemos en Ractem

Nuestro equipo es especialista en estanterías y equipamiento para empresas industriales. Somos referentes en el mercado europeo, y eso es gracias a que fabricamos productos de calidad, resistentes y a un precio muy competitivo.

Consulta nuestro catálogo y solicítanos ahora la información que necesites. 

 

Envío GRATIS desde 250 €*
Pago 100% seguro
Envío en 3 - 5 días
4.005 Opiniones9.1/10
+34 900 696 796

L - J de 9h a 17:30h | V de 9h a 16h