¿Cuáles son los diferentes tipos de stock?

Tipos de stock

¿Qué tipos de stocks existen en un almacén? En este post vamos a conocer los diferentes tipos de stock dependiendo de dos clasificaciones: el criterio funcional y el criterio operativo. Es decir un determinado stock, entendido como el conjunto de mercancías o productos almacenados a la espera de su venta, puede ser de más de un tipo.

El control del stock es imprescindible en un almacén para crear un equilibrio entre lo que producimos o compramos a nuestros proveedores y lo que suministramos a nuestros clientes. También hay que ser conscientes del espacio disponible en el almacén y de la cantidad de mercancía que pueden albergar los sistemas de paletización, como los que ponemos a tu disposición desde Ractem.

A continuación, vamos a ver las clasificaciones más habituales para el stock del almacén:

  • Criterio funcional: dependiendo de la función de la mercancía.
  • Criterio operativo: dependiendo de la gestión que se realiza con ellos en el almacén.

Tipos de stock según su función

  • Stock de ciclo

Es el stock con el que se cuenta para satisfacer la demanda habitual de nuestros clientes en circunstancias normales, sin tener en cuenta eventos extraordinarios o imprevistos.

  • Stock de seguridad

Una pequeña parte del stock debe estar destinada a satisfacer demandas que no se puedan prever como, por ejemplo, un pico de demanda inesperado, la pérdida de mercancía o un retraso con los proveedores. Poder recurrir a este stock de seguridad permite que no se produzcan las denominadas “roturas de stock” y que el stock de ciclo permanezca intacto.

  • Stock estacional

Cada negocio conoce bien los productos estacionales que tiene en su stock y las épocas del año en las cuales se vende más. Un ejemplo muy claro se podría dar en complementos, con un stock previsiblemente mayor de gafas de sol y gorras en verano y de gorros y bufandas en invierno. También pueden responder a un día en concreto, como el Día del Libro, o a una temporada, como el “Black Friday”.

Banner Ractem

  • Stock en tránsito

Como su propio nombre indica, este stock ya no está en el almacén. O bien todavía no ha llegado (fase de producción) o bien ya ha salido de las instalaciones y está siendo transportado al lugar de venta o en un almacén de tránsito.

  • Stock especulativo

Este tipo de stock es fruto de la especulación, es decir, la compra de una cantidad de mercancías superior a la necesaria para cubrir la demanda con la expectativa de que se produzca una variación al alza en sus precios (bien por parte de los proveedores o en la venta).

Por ejemplo, cuando tenemos razones para pensar que la demanda de ese bien aumentará y, con ella, sus precios. Pero también cuando los proveedores hacen una oferta y compramos más de lo necesario o cuando tenemos constancia de que éstos aumentarán los precios y afectará a nuestra próxima compra.

  • Stock inactivo

El stock inactivo o muerto hace referencia a unas mercancías que han quedado obsoletas y que ya no pueden ser comercializadas. El cambio de normativa, por ejemplo, puede dar lugar a que cientos de productos se conviertan en stock inactivo.

  • Stock de recuperación

Este tipo de stock se refiere a los artículos usados o de segunda mano que vuelven a un almacén para ser distribuidos de nuevo o reutilizados. Para visualizarlo más fácil, podemos imaginar la logística inversa que permite recuperar para su recuperación partes del producto como las botellas de cristal.

Tipos de stock según su gestión

  • Stock óptimo

El stock óptimo se calcula para tener la cantidad más exacta posible para satisfacer la demanda de tus clientes en circunstancias normales. Este equilibrio de mercancía “óptimo” será también el que nos dará mayor rentabilidad.

  • Stock físico

El stock físico es la cantidad de artículo disponible en el almacén en un momento determinado.

  • Stock neto

Es el stock físico menos la demanda no satisfecha. Si la demanda de productos es mayor que el stock físico, el stock neto puede ser negativo.

  • Stock disponible

Representa al el stock neto más los pedidos de los proveedores que todavía no han llegado al almacén.