Principales riesgos laborales en los almacenes

Accidentes laborales

Caídas, choques contra objetos o incluso atropello por parte de carretillas o camiones son solo algunos de los riesgos laborales específicos de los almacenes. Para evitarlos, es importante la prevención, es decir, garantizar la integridad de los trabajadores.

Para ello, los almacenes deben reunir una serie de características que aseguren el cumplimiento de la legislación. Y, por supuesto, el paso previo a la prevención es la identificación de estos riesgos. Por eso, en este post hablamos sobre las principales situaciones de peligro que deben evitarse en un almacén y sobre cómo hacerlo.

Hay que tener en cuanta que los medios de prevención en cada almacén dependerán del tipo de actividad de la empresa y de las características de su sector. En cualquier caso, existen una serie de cuestiones básicas a respetar en un entorno de almacenaje:

  • Buena ventilación e iluminación.
  • Señalización.
  • Acceso a los extintores.
  • Salidas de emergencia señalizadas y libres de obstáculos.
  • Pasillos con ancho suficiente para el paso de elementos de transporte como carretillas y transpaletas y el manejo de estas mercancías.
  • Reducción del cruce de pasillos para evitar choques.
  • Caminos específicos para el desplazamiento de personas.

Teniendo en cuanta estos factores, vamos a ver cuáles son los principales riesgos en un almacén de mercancías:

1.     Relacionados con el orden y limpieza

El orden, la limpieza, el almacenamiento y la correcta manipulación de los productos son cruciales para evitar accidentes. Por eso, si utilizas estanterías metálicas o bien sistemas de paletización es imprescindible respetar los espacios mínimos para la circulación y giro de los vehículos y personas que transitarán por el almacén.

2.     Caídas de los trabajadores

Debido al tránsito continuo de personas y de mercancías en el almacén, el riesgo de caídas es prácticamente inevitable. Hay que diferenciar entre la caída de personas al mismo nivel (por resbalones o tropiezos con objetos y cargas) y la caída a distinto nivel, normalmente de altura al usar escaleras, elevadores, en las carretillas o en los camiones a la hora de descargar.

3.     Caídas de objetos

Las caídas de objetos suelen producirse por la mala colocación de la mercancía en las estanterías, apilamiento inadecuado, accidentes descarga o mala sujeción.

4.     Choques o atropellos

Se pueden producir choques con objetos móviles (como transpaletas y carretillas) y objetos inmóviles que invadan las zonas de paso. También existe el riesgo de atropello por otros vehículos, principalmente camiones. Otro peligro es que un trabajador pueda quedar atrapado si se vuelca una carretilla o cualquiera de los elementos del almacén.

5.     Riesgos específicos

En función de la tarea que realicen los trabajadores existen algunos riesgos específicos como los cortes o el contacto con sustancias nocivas, por ejemplo.

6.     Incendios

El almacén no está exento del riesgo de incendio, sobre todo, teniendo en cuenta el uso de máquinas y la acumulación de mercancías, algunas de ellas de carácter inflamable.

7.     Falta de uso de los EPIs

Dependiendo del trabajo que se realice en el almacén será necesario utilizar determinados Equipos de Protección Individual (EPIs).

Su falta de uso o su utilización de forma incorrecta supone un riesgo para el trabajador. En el almacén son habituales los cascos proyectores de cabeza, los tapones o cascos para los oídos y el calzado de seguridad, entre otros EPIs.