Cómo organizar un almacén de forma eficiente

Organización de almacén

La organización de un almacén es una tarea meticulosa, en la que suele participar un alto número de trabajadores y para la que es preciso fijar unos sistemas y procesos si se quiere llevar a cabo de forma eficiente.

A son algunas de las claves. En este post os damos 6 consejos para mantener el almacén ordenado y desarrollar un trabajo de forma eficiente.

Fomentar la productividad en el almacén

La especialización, la formación continua de los empleados, los incentivos o la automatización de procesos son algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo para fomentar la productividad en la plantilla. Obtener los resultados deseados con los recursos con los que contamos dependerá en gran grado de la gestión de nuestro capital humano.

Escoger el sistema de almacenaje adecuado

A la hora de organizar la mercancía existen diferentes sistemas de almacenaje como el ordenado (lugar único, fijo y predeterminado), el desordenado o del “hueco libre”, en bloque por orden de llegada o según el flujo de entrada y salida (en el First in- First out el artículo que entra primero sale primero y en el Last in- Last out, el que entra el último es el que sale primero).

La respuesta a cuál es el sistema de almacenaje más eficiente responderá sobre todo al tipo de mercancía que almacenamos pero también a factores como la distribución del espacio o la mano de obra.

Aprovechar el espacio vertical

En un almacén el espacio es limitado por lo que para ser eficiente hay que aprovechar al máximo el espacio vertical. Las estanterías para almacén son definitivamente la mejor solución para el aprovechamiento de las alturas, gracias a modelos como la estantería Picking, capaz de soportar hasta 975 kg de carga por balda. La resistencia y la versatilidad son dos de los aspectos indispensables en los dispositivos de almacenamiento, por lo que en los almacenes se suele optar por las estanterías metálicas.

Tecnología y automatización

La evolución de la tecnología y los avances informáticos hacen que cada vez más la automatización de algunos procesos esté a la orden del día y que el “Internet de las cosas” (IoT, por sus siglas en inglés) esté presente en cada vez más empresas.

Prever las necesidades de almacenamiento

Para una buena gestión del almacén es necesario mirar más allá del corto plazo y tratar de planificar en la medida de lo posible las necesidades de las instalaciones a medio y largo plazo. Un cálculo de las necesidades de aprovisionamiento actuales y futuras es una buena herramienta para poder mejorar la productividad y reducir costes a largo plazo. Una correcta gestión del stock es otra de las claves en una organización eficiente del almacén.

Prestar atención a la preparación de pedidos

La preparación de los pedidos es el último proceso al que se somete el producto antes de salir del almacén y comenzar la etapa de distribución. Una distribución que puede ser directa (el productor es el encargado de distribuir el producto) o indirecta (cuenta con la intervención de intermediarios).

En muchos tipos de negocio como los ecommerce o aquellos en los que no hay un negocio físico como intermediario este proceso es todavía más importante, pues serán los consumidores los que reciban directamente ese pedido preparado en el almacén.