¿Cuál es la mejor taquilla para mi vestuario?

Taquilla soldada de 1 puerta

Las taquillas forman parte del mobiliario imprescindible de los vestuarios de los centros laborales, escolares y de ocio, como un gimnasio, una sauna o una piscina. Pero, ¿cómo puedo escoger la mejor taquilla para mi vestuario?, ¿qué aspectos tengo que tener en cuenta?

A la hora de decidir cómo acondicionar el lugar de cambio de nuestros empleados o clientes se abren varias opciones en cuanto a su configuración y el material del mueble. En este artículo vamos a ver de forma sintética algunas de las consideraciones que hay que tener en cuenta a la hora de apostar por un mueble de estas características:

  • Taquillas configurables

Una taquilla económica no tiene por qué estar reñida con la personalización. A menudo, el espacio con el que se cuenta en un vestuario puede ser reducido o tiene que ser aprovechado al máximo.

Por esta razón, poder escoger el ancho de tu taquilla, el número de cuerpos que quieres enlazar, así como la cantidad de puertas es esencial para optimizar el espacio disponible.

  • Material resistente

Los materiales más habituales para las taquillas suele ser el panel fenólico, el plástico y, el más popular y práctico, las taquillas de metal. Desde Ractem optamos por la robustez de la chapa de acero profilada en nuestra gama de taquillas metálicas para vestuarios, que están protegidas con un acabado de pintura epoxi.

  • Sistema de cierre seguro

Escoger un sistema de cierre adecuado para nuestras taquillas es algo imprescindible pues garantiza la seguridad máxima de los objetos que los trabajadores o usuarios vayan a guardar en ellas.

En este sentido, hay que estudiar las diferentes opciones como cierre para candado (que implica que haya que adquirir complementos adicionales), cierre con lector de tarjeta de pulsera (práctico pero más costoso) o cierre con llave (el más popular y aceptado por los usuarios).

  • Montaje

El sistema de montaje es otro de los factores a tener en cuenta cuando se adquiere una taquilla o un conjunto de muebles. Para una instalación rápida y sencilla puedes optar por taquillas que estén ya montadas.

  • Patas para mejor limpieza

Las patas son un complemento a tener en cuenta a la hora de escoger una taquilla, pues facilitan la limpieza y evitan que el agua u otras sustancias entren en contacto con el mueble.

  • Sistema de ventilación

Asegúrate de que el modelo que escojas cuenta con rejillas de ventilación en las puertas o con ojales en el techo para poder mantener el interior aireado.

  • La taquilla adecuada

Para finalizar, éstos son algunos de los modelos más habituales según los usos de las taquillas, ¿cuál es la más indicada para tu vestuarios?

  • Taquillas de una puerta: Este sencillo modelo permite que se puedan guardar objetos en la parte superior y que se puedan colgar prendas, mientras que cuenta con espacio suficiente para reposar los zapatos en la parte baja.
  • Taquillas de dos puertas: ideales cuando no es necesario guardar prendas muy largas, ayudan a optimizar el espacio.
  • Taquillas de varias puertas: diseñadas para guardar enseres personales como bolsos, mochilas, libros o ropa plagada.
  • Armario de limpieza: si el objetivo es guardar productos de limpieza, este tipo de armario con escobero es la opción más inteligente.
  • Armario multiusos: si necesitas disponer de una taquilla para el almacenaje de diferentes tipos de productos (también de limpieza) este armario con cierre de llave es una solución muy flexible.

Por último, además de tener estos factores en cuenta es muy recomendable que cuentes con la ayuda de un equipo de profesional para una decisión tan importante como cuál es la mejor taquilla para tu vestuario.

Desde Ractem te asesoramos para que escojas la solución más idónea para tu vestuario, tanto a nivel de taquillas como de bancos, para que lo equipes con los productos de mejor calidad y que mejor se adaptan a tu espacio.